domingo, 12 de abril de 2015

SABER DE CINE, LOS ORÍGENES DEL CINE EN EL AÑO 1950


Redacción Revista LAS ESTRELLAS, Mis amigos
Para saber más del cine, hoy les contamos la noticia de cuándo los soportes no inflamables acabaron con los nitratos. Desde los orígenes del cine, las imágenes se impresionaron sobre un soporte fotoquímico llamado ‘celuloide’, elaborado a partir de una nitrocelulosa-base (la piroxilina), que tenía gran capacidad de ignición. La enorme inflamabilidad del entonces llamado celuloide (generador de un fuego que no puede apagarse ni siquiera sumergiendo la película en agua), fue el detonante de numerosos incendios sufridos por los laboratorios, lo que provocó la pérdida trágica de una gran parte del patrimonio cinematográfico mundial (entre un 70% y un 85% del cine mudo; porcentaje que llega a España al 97%).

UN SOPORTE ININFLAMABLE

Las investigaciones para conseguir un soporte ininflamable culminaron, a finales de los años cuarenta, cuando se obtuvo un soporte de triacetato de celulosa llamado comúnmente acetato, safety o soporte de seguridad, que pasó a ser el material utilizado por todas las películas. La fabricación de los viejos celuloides de nitrato se abandonó ya definitivamente a partir de 1950 (en España, entre 1952 y 1954), mientras que, casi simultáneamente, aparecían los soportes de poliéster (de mayor estabilidad y mejor conservación, un material que resiste a 3.000 kg en tensión) si bien éstos, no comenzaron a generalizarse hasta finales de los años ochenta. Los soportes de poliéster son los que siguen estando, hoy en día en algunos cines y en filmotecas mundiales, y comparten protagonismo con los soportes electrónicos y digitales de altísima calidad y fiabilidad.

No hay comentarios: